Temas del mes


Este espacio está destinado a pequeñas monografías sobre temas que pidan los

lectores. Por cierto, el campo debe ser muy limitado,. Ejemplo: no "Endodoncia"

sino "gutapercha termoplastificada". Haga su pedido aquí .


                            julio 2006

Implantes mini larga duración   Es sabido que los implantes mini (+ o – 1,8 mm a 2,4 mm) permiten estabilizar una prótesis con un procedimiento mínimamente invasivo y que pueden ser usados en casos en no son prácticos los tradicionales o se requiere otro sistema de anclaje. El tiempo de curación que requieren suele ser más breve que el asociado a un implante convencional en dos etapas y su cirugía más agresiva. Su diseño es tal que reduce el daño al hueso y tejidos periimplantarios. Al término de este TEMA DEL MES, se encontrarán las opiniones de algunos colegas en cuanto a su experiencia personal. Bulard RA y Vance JB (Compend Contin Educ Dent 2005 dic;26(12):892) revisaron el comportamiento a largo plazo de 1029 implantes mini por 5 meses hasta 8 años y hallaron una proporción de fracasos del 8,83%. Ahn MR et al (Implant Dent  2004 dic;13(4):367) comentan la necesidad de los minis para colocar prótesis estables y estéticas provisorias inmediatamente después de la colocación de los implantes convencionales con injertos óseos. Consideran que su uso es simple y poco costoso, usando la prótesis del paciente como provisoria. Presentan 27 minis en 11 pacientes totalmente desdentados en su maxilar inferior.
Zinsli B et al (Int J Oral Maxillofac Implants 2004 feb;19(1):92) los consideran especialmente útiles en rebordes poco anchos, en espacios reducidos y para el reemplazo de dientes pequeños, como los laterales superiores y los incisivos inferiores. En 149 pacientes colocaron, en 10 años, 298 implantes ITI en dos partes (3.3 mm, diámetro). Tras 3 a 6 meses, les colocaron restauraciones fijas (coronas, parciales, completas, sobredentaduras). Se perdieron 3 implantes en la cicatrización, por infección; dos de 8 mm de largo, por fractura; 4 fueron tratados con éxito por inflamación periimplantaria. El éxito a los 6 años alcanzó el 96,6%. Incluía complicaciones protéticas por tornillos aflojados y por lesiones mucosas por la base, ninguna vinculada al hecho de ser minis.

Vigolo P y Givani A (J Prosthet Dent 2000 Jul;84(1):50) presentaron 52 implantes minis unitarios colocados en 44 pacientes desde 1992 a 1994, con un éxito a los 5 años del 94,2%.

Winkler S (Ann Periodontol 2000 dic;5(1):22) estudió la supervivencia de 2917 implantes de diferentes diámetros (3 mm+ y 4 mm+) y longitudes (7 mm, 8 mm, 10 mm, 13 mm, y 16 mm) después de 36 meses y llegó a la conclusión de que (1) los implantes más cortos tienen menor supervivencia; (2) que los implantes de 3+ mm tenían menor vida que los de 4+; (3) que los de 3+ eran menos estables, y (4) que no había diferencia de pérdida ósea entre la colocación y la reapertura.

Este resultado es desfavorable, no así el de Comfort MB et al (J Oral Rehábil 2005 may;32(5):341), que estudió el comportamiento clínico en 5 años de 23 implantes en 9 pacientes. Un implante falló al conectarle el pilar. El éxito alcanzó al 96%.

Concluimos este breve panorama con las opiniones personales de algunos colegas consultados directamente. Pero antes, la opinión del conocido y didáctico Gortdon J. Christensen:

 

The 'mini'-implant has arrived.

Christensen GJ J Am Dent Assoc. 2006 Mar;137(3):387-

Clinical Research Associates, Provo, Utah 84604, USA.

There is no question that dental implants have been the most influential change in dentistry during the last half-century. In general, they are well-proven and highly useful. However, the diameter of standard implants (approximately 3.75 mm), along with the frequent need to graft bone to allow for their placement, have limited their use for those who most need implants. The introduction, approval and continuing observation of success of smaller-diameter mini-implants have stimulated use of implants in situations in which standard-sized implants could not have been used without grafting. The result has been more patients who have been served successfully at reduced cost with minimized pain and trauma--patients who could not have been treated with implants otherwise. Continuing research is needed for further verification of the acceptability of mini-implants.

 

Julio Stern (México): Le comentare que yo he usado los minis tan solo para prótesis fijas o removibles inmediatas con buenos resultados por un tiempo limitado a unos meses. En algunos casos he tenido que eliminar alguno de ellos por movilidad. Los he usado en zona de laterales superiores con espacio mesiodistal reducido con buenos resultados quirúrgicos, no muy buenos estéticos.

 

Miguel Ángel Vázquez dijo: yo he puesto unos cuantos con una tasa de exito muy por debajo de mi tasa con implantes "convencionales". Mas de la mitad de los que puse, tuvieron que ser retirados.  Sin embargo, sé de gente que los usa muy a menudo con mejores tasas de éxito. Creo que es algo que en mis manos no funciona tan bien como en las manos de otras personas.  Desde entonces, ya no los uso.   Hace poco me telefoneó una  ortodoncista para pedirme que le ponga unos OrthoMinis a una paciente suya. Como ya sé que, se integren o no, los tendremos que quitar mas adelante, no tengo problema en ponerlos, pero para otras aplicaciones... quizá no vuelva a usarlos.  Me gustan más los implantes "de verdad".

 

Paolo Squillantini (Italia) dijo: en la experiencia de la escuela italiana, todos los implantes REDUCIDOS (Tramonte,Garbaccio, y agujas, etc.) y tambien los nuevos mini implantes, que son prácticamente implantes reducidos (Sendax, Intra-lock, MDE, que he usado también ) tienen un alta porcentaje de éxitos si están soldados. ¡Si se dejan aislados el fracaso será seguro y total ! A veces funcionan también aislados, pero si son largos y bicorticalizados, en manos expertas, ¡y con bastante suerte !

 Esta es mi experiencia, y sobre todo la experiencia de la escuela italiana, y creo que sea también una verdad.

 

Osvaldo Cacciacane (Argentina) dijo: Coincido con Paolo, piensa que los implantes reducidos fueron ideados como implantes de transición. Como algunos se oseointegraban, la idea fue empezar a utilizarlos en crestas estrechas , o cuando el espacio entre las piezas dentarias proximales era  pequeño para instalar otro tipo de implantes, igualmente creo que la función de implantes provisionales la cumplen satisfactoriamente, y realmente se hace difícil si se oseointegran para retirarlos, pero programar para que funcionen en forma definitiva me genera reparos.

 

Silvano Tramonte (Italia) dijo:  nosotros utilizamos mini implantes desde 1980 mas o menos, de hecho, el miniimplante fue introducido por Tramonte (p). Nuestros minimplantes tenían un diámetro mínimo de 2,5 mm y no se creía fuese necesario bajar más porque debajo de esta medida empezamos a utilizar las agujas que son muy manejables. Yo hago muchísima implantologia avanzada con miniimplantes, y casi siempre con prótesis fija. Son una maravilla en hueso compacto, obviamente, con esos implantes yo resuelvo casos que no es posible con ningún otro implante: atrofia severa del maxilar, sea inferior, sea superior.

Unidades Hounsfield

Sir Godfrey Newbold Hounsfield, ingeniero electromecánico, Premio Nobel británico, en medicina/fisiología en 1979), creó la primera tomografía útil y un sistema estandarizado para medir el coeficiente de atenuación de los tejidos, mensurable en unidades Hounsfield, también llamadas, en tomografía computada, números TC . Este sistema de unidades representa una medida cuantitativa de la radiodensidad y se usa para evaluar los escaneados de TC, una transformación fina del coeficiente de atenuación* lineal original a uno en que al agua se le asigna un valor cero y al aire uno de –1000. Si mw, ma, y m son los coeficientes lineales de atenuación del agua (0), el aire (-1000) y la sustancia que nos interesa (p ej, hueso - +400 o más e implantes + 1000),  el número TC de ésta será:

H = 1 000 (m - mw)/( mw - ma)

Así, una modificación de una unidad Hounsfield (UH) corresponde al 0,1% de la diferencia del coeficiente de atenuación del agua y el aire, o aproximadamente el 0,1% del coeficiente de atenuación del agua, puesto que el del aire es cero.

[*Coeficiente de atenuación.- En radiología diagnóstica, los coeficientes de atenuación más impoprtantes para la radiación electromagnética son el lineal y el masivo, que cuantifican la pérdida de intensidad por centímetro de distancia recorrida y por unidad de masa, respectivamente. El coeficiente de atenuación dividido por la frecuencia (unidad dB/cm/MHz) es casi constante en un determinado tejido; p ej, el valor típico de los tejidos blandos es de 0.51.0 dB/cm/MHz.]

Unidades Hounsfield Números de TC para varios tejidos.

Tejido

Número TC (UH

Hueso

1000

Hígado

40 - 60

Sangre

40

Músculo

10 - 40

Riñón

30

Por tanto, una lesión que dé un valor aproximado al del agua podría ser un quiste. En el hueso esto es más difícil, sobre todo si es delgado y las corticales están próximas.

Densidad ósea mineral (DOM).- DOM es la cantidad de hidroxiapatita de calcio, Ca10(PO4)6(OH)2, por unidad de volumen en el tejido óseo  examinado. Su determinación por escaneado en TC tiene la ventaja de que el componente trabecular puede ser identificado y las mediciones pueden estar confinadas a esas partes. El resultado será un verdadero DOM en mg de hidroxiapatita por unidad de volumen y estará medido sólo en el tejido óseo que interesa, el trabecular.

 

Reconstrucción de maxilares…   Chiapasco M et al (Clin Oral Implants Res 2006 abr;17(2):220) recordamos que la reconstrucción de los maxilares era menos que óptima hasta la aparición de los injertos libres. En los EE.UU., desde 1978, por causa de una historieta, a los poibres portadores de estos defectos óseos los llamaban Andy Gump, personaje carente de mentón (creado por Fritz Lang, el del Pájaro Loco – figura). El problema estético y funcional se daba en defectos anteriores y, en algo menor grado, en laterales. El colgajo libre de peroné apareció en 1978 e Hidalgo lo describió para su uso maxilar en 1989. Los autores milaneses colocaron en 8 años (1995-2002), en 59 pacientes con defectos por tumores o por osteorradionecrosis, estos injertos y en 16 de ellos efectuaron 71 implantes. Tres injertos fracasaron y debieron ser removidos, 9 experimentaron necrosis parcial y no hubo problemas con los 47 restantes. Seguidos 24-96 meses, los portadores de implantes y con prótesis llegaron a 98,6% y 93,1% de éxitos. Los implantes se integraron sin problemas, de modo similar a los colocados en hueso original.

 

                               VOLVER