Por dientes 
    torcidos                

 

 

La oclusión es normal cuando hay una relación correcta de los dientes superiores con los inferiores al morder. Decimos que es mala cuando no cierran parejo, no engranan bien. Como los engranajes de una máquina, como las ruedas del reloj, los dientes humanos tienen una manera de relacionarse que es correcta o no, al morder, al abrir y cerrar la boca, al hablar, al masticar, o aun en la  posición de reposo.

 

 

68  Para ortodoncia             La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se ocupa de enderezar y corregir las malas posiciones de los dientes y de los maxilares.

Por muchos motivos, es importante en la niñez, en la adolescencia y en el inicio de la edad adulta, un análisis preventivo específico para ver que la oclusión esté en orden. Soluciones simples aprovechan a veces que el esqueleto todavía está en una etapa de desarrollo y crecimiento.

69  Para ortodoncia de adultos          Las malas posiciones dentarias que no fueron corregidas en la juventud pueden generar que la máquina masticatoria funcione mal (disfunciones) y, en muchos casos, en el adulto impiden la colocación correcta de postizos, causan dolores y problemas en las articulaciones temporomandibulares y hasta dolores de oído y jaquecas. Los dolores de cabeza pueden ser constantes y prolongados, aunque no intensos o agudos en su etapa inicial. Es fundamental saber que hoy se hacen tratamientos de ortodoncia en adultos. Las consultas de diagnóstico siempre son recomendables tan pronto como se perciba alguna anormalidad, aunque sea en estado inicial. Algunos dentistas prescribirán aparatos de quitaipón. Los especialistas (ortodoncistas y ortopedistas) colocan éstos y las bandas fijas con alambres y los nuevos dispositivos estéticos o invisibles. Pedir indicación a su clínico general es la forma de llegar al profesional correcto.

 

70  Por mordida cruzada                  Si los dientes de los dos maxilares cierran en una inversión de la posición respectiva (los de arriba algo por dentro de los de abajo), se dice que existe una mordida cruzada. Puede presentarse como anterior (en la región de los dientes que están entre los caninos o colmillos); y como posterior (unilateral o bilateral, por detrás de los caninos).

Existen todavía casos en que la mordida cruzada es transversal y amplia, tanto en la parte anterior como en la posterior. Para éstos, hay que decidir si existe la necesidad de tratamiento quirúrgico, tal cual se indica para los casos de mandíbulas muy prominentes (prognatismo) o muy retrasadas (retrognatismo).

Buena parte de los adolescentes con mordida cruzada tienen complejos causados por las anomalías de la apariencia que estos problemas significan.

 

71  Por mordida abierta                 Se llama así a una forma de mala oclusión, donde existe ausencia de contacto total de los dientes superiores con los inferiores. Suele verse una apertura entre los incisivos, y quizá los caninos, cuando los premolares y molares entran en contacto. Además del problema de que los dientes no se toquen, la mayoría de las veces los labios tampoco se cierran (hay así un conocido futbolista). Además, parte de la encía superior se ve al hablar o sonreír, lo que da una mala apariencia a su portador. De perfil, se nota un aumento de la altura en la parte inferior de la cara.

Su odontólogo al evaluar el caso, le indicará un ortodoncista, lo más apropiado para el caso. Este, después de estudios radiográficos, modelos y mediciones y según la edad del paciente, elaborará un plan de tratamiento adecuado. Cada caso recibe un aparato específico, ya que las anomalías no se repiten. Cuanto más temprano se identifique el problema, mejor, aunque hay momentos precisos para iniciar el tratamiento. Si se iniciara en la etapa adulta, el crecimiento no actuaría a favor. Las ventajas del tratamiento no solo son estéticas, sino también y principalmente funcionales. Cambia totalmente la apariencia, los dientes se tocan, los labios se cierran y el perfil se normaliza. La respiración tiende a ser por la nariz. Mejora la autoestima y esta nueva aceptación trae de vuelta el placer para la convivencia social.

 

72  Por trauma oclusal             Si uno no sabe qué es un trauma oclusal será difícil que le preocupe. Trauma oclusal es lo que puede estar sufriendo, si percibe corrimientos o tropiezos de la mandíbula, cansancio maxilar o de las bisagras o articulaciones de la mandíbula o dolor de los músculos de las sienes o dolores de cabeza inexplicados. Tener los dientes bien engranados en una articulación y oclusión equilibradas es como tener regulado y revisado un ascensor. Se detiene siempre en el lugar correcto, no da sacudones, presenta poco desgaste y pocas necesidades de arreglos. Consulte a su dentista (no al ascensorista).

Porque masticará mejor, hablará más relajado, no tendrá dolores ni estrés, al menos por esta razón. Y lo mejor: no pondrá en riesgo sus dientes. Los traumas oclusales son presiones ajenas a la función de los dientes y pueden resultar lesionados ellos y la membrana que los envuelve y une al hueso. Algunos dientes sufren fuerzas oclusales insoportables, tan superiores a las habituales que la persona busca inconscientemente gastarlos (y además descarga tensiones). Así sucede  en el briquismo (diurno) y en el bruxismo, nocturno (distinción que hacen algunos textos). Estas fuerzas potentes a toda hora aflojan los dientes y se puede llegar a su pérdida. El tratamiento es simple e indoloro, con desgastes superficiales de los puntos de contacto o choque prematuro, es decir, cuando uno o más dientes chocan antes que los otros y se corre la mandíbula. En consultas periódicas de evaluación, cuando los contactos oclusales son chequeados y corregidos se puede prevenir y corregir este serio problema poco conocido por el público. Póngase en manos de un buen dentista.

 

 73  Para recomendarle un paciente     ¿Satisfizo el dentista todas sus expectativas? La atención se hizo sin dolor y con respeto? ¿El trabajo quedó a su gusto? Entonces, ¿por qué no visitarlo o llamarlo para recomendarle una persona amiga?

 

74  Para curarse con rayos láser            Por ahora, una certeza: el láser no hace milagros, su dentista sí. Si su dentista no lo tiene, no importa: por ahora no es imprescindible. Es costoso.

 

 

                                                             VOLVER AL INDICE